Te voy a recomendar una película.

EN EL MUNDO A CADA RATO

Cartel de la pel�cula

 

Título original: En el mundo, a cada rato. Año de producción: 2004.

Duración: 116 minutos.

 

Dirección: Patricia Ferreira (El secreto mejor guardado), Pere Joan Ventura (La vida efímera), Chus Gutiérrez (Las siete alcantarillas), Javier Corcuera (Hijas de Belén), Javier Fesser (Binta y la gran idea).

Guión: Virginia Yagüe, Georgina Cisquella, Inés Almirón y Javier Fesser. Producción:Música: Manuel García Serrano. José Nieto y Tao Gutiérrez. Fotografía: Rafa Roche, Alberto Molina, Jordi Abusada y Chechu Graf. Montaje: Carmen Frías, Anastasi Rinos, Fidel Collados, Rosa Rodríguez y Javier Fesser.

 

 

Intérpretes: D. Krishnakumar, Theni Kunjarammal, Vicenta Ndongo, Macarena Leyría, Olga Oña, Juan Pablo González, Nancy Hualinga, Eusebia Ramírez, Zeynabou Dialló, Aqnile Sambou, Aminata Sané, Ismaïla Hercule.

 

 

Argumento:

Ravi es un niño huérfano en una zona rural de la India. Todos los días debe recorrer una larga distancia hasta la escuela de otro pueblo porque en el suyo nadie lo acepta, aunque él no sabe por qué. Su mayor ilusión es conseguir el uniforme de su escuela, sin el cual no puede bailar en la fiesta del colegio como los demás niños, y para ello tiene que trabajar duramente.

Vicenta es una enfermera que regresa a Guinea Ecuatorial para trabajar en el Hospital General de Malabo, donde descubre que el paludismo diezma a la población infantil.

La pequeña Maca nos presenta a su familia, su casa, su barrio de Córdoba –Argentina- y se siente feliz. Pero lo que ve el espectador es una realidad muy distinta de lo que ella cuenta con total inocencia.

Eusebia es una mujer mayor que llegó al barrio de Belén en Iquitos –Perú- para ir a la escuela, pero en lugar de ello tuvo que ponerse a trabajar desde niña y nunca aprendió a leer ni a escribir. La historia se repite con Nancy tres generaciones después.

Binta tiene siete años y va a la escuela. A su prima Soda se le ha prohibido asistir. Al padre de Binta, un pescador preocupado por el progreso de la humanidad, se le ocurre una gran idea. Con una carta que le dicta a su hija, está dispuesto a llegar a las más altas instancias para llevar a cabo su plan.

 

 

Sobre la película:

En el mundo, a cada rato presenta cinco miradas hacia las prioridades en las que trabaja UNICEF, entidad patrocinadora de la cinta: educación de los niños y niñas, desarrollo integrado de la primera infancia, inmunización, lucha contra el VIH/SIDA, protección de la infancia. Lo hace a través de cinco cortometrajes que utilizan técnicas muy diferentes, siempre próximas al documental: El secreto mejor guardado narra pequeñas anécdotas, pequeñas ilusiones de un niño que encierran una realidad terrible; La vida efímera utiliza como excusa el regreso de una enfermera a Malabo para mostrar los estragos del paludismo, principalmente en la población infantil; Las siete alcantarillas contrasta el tono de cuento que imprime su pequeña narradora para hacer un recorrido por los problemas sociales que arrastra la pobreza extrema en un barrio de Córdoba, Argentina; Hijas de Belén es un documental que crea un paralelismo preocupante entre la situación de las niñas en Perú con tres generaciones de distancia, lo cual lleva a la desalentadora conclusión de que nada va a cambiar; y Binta y la gran idea es una fábula esperanzadora que parte de la situación de pobreza y falta de escolarización en Senegal para revelar una visión sorprendente del mundo.

Los derechos de niños y niñas y los problemas sociales derivados de la pobreza que en muchos lugares del mundo impiden que estos derechos se cumplan son el eje de estas cinco historias, marcadas por el dolor y el sufrimiento, pero también por la ilusión de las miradas infantiles. La conclusión que ofrece la película es un canto vitalista a la esperanza:

“En el mundo, a cada rato, más de dos mil millones de niños y niñas tienen ganas de reírse. Esta película está dedicada a todos ellos.”

Pero no por ello se resta importancia a los datos ofrecidos por cada una de las cinco historias:

En el mundo, 15 millones de niños y niñas son huérfanos a causa del SIDA.

Más de un millón de niños y niñas mueren cada año a causa del paludismo.

Más de seiscientos millones de niños y niñas viven en la pobreza absoluta.

246 millones de niños y niñas trabajan, y 171 millones de ellos lo hacen en condiciones peligrosas.

65 millones de niñas no van a la escuela.

A pesar de los altibajos narrativos que caracterizan a toda película dividida en historias diferentes y realizada por distintos autores, En el mundo, a cada rato es un llamamiento a la solidaridad, muy destacable en general desde el punto de vista técnico y narrativo y, sobre todo, por su interés como testimonio social.

Daniel Moreno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: